Innovación y confianza: acercando a la población al sistema bancario y reduciendo el uso ilegal de servicios

El 70% de la población que vive en América Latina y el Caribe, o lo que representa más de 400 millones de personas, son personas con un ingreso diario per capita menor a US$10 [1]. Este grupo compone La Base de la Piramide (BDP) según el informe “Un mercado creciente de US$750 mil millones” publicado por el BID.

A diferencia de lo que ocurre en otras regiones, esta población vive principalmente en zonas urbanas con acceso a servicios públicos básicos como electricidad y agua. En muchos casos no cuentan con recursos suficientes para satisfacer sus necesidades (hogares pobres) o viven en alto riesgo caer en condición de pobreza (hogares vulnerables). La población BDP muchas veces trabaja en empleos informales, teniendo dificultad para acceder a fuentes tradicionales o formales de financiamiento, encontrándose expuestos a prestamistas informales que cobran tasas de interés muy altas.

Colombia

Esta situación no es ajena a Medellín, Colombia en donde casi 75% de la población es BDP y el nivel de bancarización es muy bajo. Conscientes de tal situación, la Empresa Pública de Medellín (EPM) analizó el comportamiento de pago de sus consumidores (1,7 millones) de bajos ingresos, evidenciando que pagaban sus cuentas a tiempo y al mismo tiempo no mostraban indicios de mejoras en términos de avance económico y social.

Esto generó que EPM decidiera en el 2008 lanzar un programa de financiamiento social con su empresa subsidiaria de telecomunicaciones, UNE, buscando crear un mecanismo que permitiera a sus clientes de bajos ingresos acceder al sistema crediticio y bancario formal, consiguiendo al mismo tiempo promover la lealtad de los clientes para reducir el uso ilegal de servicios y aumentar el pago a tiempo de sus facturas.

 

¿En qué consiste el programa? Utilizando de manera innovadora el historial de pago mensual de servicios de sus clientes como un proxy de historial crediticio para analizar la capacidad de pago, EPM les otorga líneas de crédito a través de una tarjeta de crédito EPM que puede ser utilizadas para comprar electrodomésticos eficientes, tecnología y materiales de construcción para mejoramiento de vivienda, las cuales usualmente son a su vez unidades productivas para la familia.  Las líneas de crédito varían entre 1 y 8 salarios básicos.  El programa comenzó con menos de 1000 clientes, habiendo contado en su etapa de expansión inicial con el apoyo de una operación de préstamo del BID por US$10 millones a través de su ventanilla sin garantía soberna Oportunidades para la Mayoría.

 

(Aquí infografías con los datos del monto del crédito, número de beneficiarios, etc de este párrafo)

 

Actualmente el Programa, que se denomina “Somos, el programa de reconocimiento que te premia por hacer las cosas bien”  puede ser utilizado por cualquier cliente residencial de EPM que accede a servicios públicos de energía, electricidad, gas y telecomunicaciones, con un buen comportamiento de pago de los servicios.  Los créditos pueden tener hasta 60 meses de plazo, son  rotativos, se pagan a través del mismo sistema de pago de los servicios públicos de EPM, y permite que personas sin acceso al sistema bancario formal vayan formando un historial crediticio.   A junio del 2015, Somos cuenta con más de 170, 000 hogares beneficiados siendo la mayoría de los estratos más bajos de la BDP (82% dentro de los estratos 1-3), ubicados en la zona metropolitana de Medellín y 50 municipalidades del Departamento de Antioquia.  Asimismo, se destaca que más del 50% de beneficiarios son mujeres (90,894 a Septiembre 2015).   Los créditos son utilizados en su mayoría para mejoras de vivienda (55%), seguido de compra de electrodomésticos (31%) y artículos tecnológicos (14%) en más de 140 aliados comerciales de EPM que también han experimentado beneficios en su nivel de ingresos y rotación de inventario.

 

(Aquí infografías con los datos del monto del crédito, número de beneficiarios, etc de este párrafo) pie de abajo no va en la nota pero lo usamos para la infografía

 

Este programa que permite expandir los servicios financieros a la población, sobretodo la más vulnerable, puede resultar en un modelo replicable para otras empresas de servicios públicos dentro y fuera de Colombia brindando la opción a millones de consumidores de ALC la oportunidad de mejorar su calidad de vida.

 

Videos.  https://www.youtube.com/watch?v=gEU1pQ_4_xA

 

 

[1] Medido por paridad del poder adquisitivo (PPA) del 2005.